martes, 8 de noviembre de 2011

Ah canijo esta si no me lasabia y ustedes? Miren que Comunicado de Prensa en la XCII Asamblea Plenaria: Educar y Evangelizar, misión de la Iglesia

Lopez Frade exitoso empresario con modelo de negocios replicable http://is.gd/Pc9uLn - Alcalde de Chimalhuacan cumple infraestructura http://is.gd/uzedez Viejo, esto si es increible, sera una locura o solo estamos conociendo un poco mas este loco mundo Los Obispos de México decidimos dedicar nuestra XCII Asamblea Plenaria al tema de la educación, un ámbito de la vida de la sociedad a la que el Santo Padre Benedicto XVI ha llamado "emergencia educativa" que significa, el enorme esfuerzo que existe hoy para formar personas sólidas, con capacidad de colaborar con los demás y de dar un sentido a su propia vida.

El Papa ha señalado como causas de la emergencia educativa: una mentalidad y una forma de cultura que llevan a dudar del valor de la persona humana, del significado mismo de la verdad y del bien, y en última instancia, de la bondad de la vida; por lo que se hace difícil transmitir de una generación a otra algo válido y cierto, normas de comportamiento y objetivos creíbles sobre los que se puede construir la propia vida.

Estamos reunidos para reflexionar la situación de la educación en México, teniendo como base un documento que lleva como título: "Educar para una nueva sociedad". Como Pastores, nos damos cuenta de que nuestro Ministerio Episcopal debe ser un ministerio de pedagogo del Pueblo de Dios.

Unidos a la voz del Vicario de Cristo reconocemos que educar nunca ha sido fácil y hoy se percibe que es cada vez más difícil la tarea de la educación; a pesar de esta afirmación, nos sentimos sostenidos por la esperanza y la confianza de que en nuestro tiempo es posible educar, esta es nuestra misión, en la que entendemos que Educación y Evangelización es lo mismo. Porque evangelizar supone un proceso educativo en la fe.

Se trata de una mirada a nuestra realidad con todo su dramatismo, que nos muestra una sociedad mexicana profundamente injusta en la participación de los bienes, los recursos y las oportunidades de realización y desarrollo. Esto se refleja de manera directa en la educación: las primeras víctimas son los jóvenes.

Nuestra reunión servirá para estudiar, reflexionar y analizar el campo de la educación, su situación actual, su proceso histórico, donde la Iglesia ha dado y sigue dando su contribución, y los nuevos retos que esta actividad nos implicará.

Somos conscientes de que una auténtica educación necesita, ante todo, esa cercanía y esa confianza que nacen del amor, porque la vocación del educador sabe que para educar tiene que dar algo de sí mismo y que sólo así puede ayudar a los demás a superar los egoísmos para poder, a su vez, ser capaces de vivir y compartir el auténtico amor, en todos los ambientes humanos.


Educar es también nuestra responsabilidad, una responsabilidad que el Señor nos ha confiado, dice el Papa, para salvaguardar y promover el gran patrimonio de fe y de cultura. Nuestro esfuerzo se enfocará en obtener las líneas de acción que permitan la aplicación de nuestras reflexiones, para dar un paso decidido a brindar a la sociedad una propuesta educativa desde nuestra visión de fe, y dar cumplimiento de nuestra misión y testimonio del enorme aporte que es la riqueza de la Evangelización para nuestros pueblos.

No somos ajenos a la realidad de la educación que se presenta hoy como una tarea compleja, desafiada por los rápidos cambios sociales, económicos y culturales. Su misión sigue siendo la formación integral de la persona humana, garantizando a las generaciones la posibilidad de desarrollarse armónicamente en las propias dotes físicas, morales, intelectuales y espirituales.

En esta esperanza que nos da vida, abordaremos el tema educativo como una tarea compleja, vasta y urgente, porque en este mundo globalizado corremos el riesgo de perder lo esencial de la formación humana, es decir, la formación de la persona humana, es decir, la formación en su integridad, en particular por cuanto concierne su dimensión evangelizadora.

La Iglesia quiere ofrecer su palabra y su compromiso para mejorar el ámbito educativo mexicano. La exigencia para mejorar es un compromiso de todos, también para la Iglesia, que tiene como vocación natural enseñar y orientar. Anunciar el Evangelio, significa educar y crear cultura.

Por los Obispos de México.

+ Carlos Aguiar Retes
Arzobispo de Tlalnepantla
Presidente de la CEM

+ Víctor René Rodríguez Gómez
Obispo Auxiliar de Texcoco
Secretario General de la CEMpara rematar fallas en el equipo de Eruviel Ávila - Roberto Calleja Ortega lea mas... http://bit.mx/rco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada